Noticias

Descifrando a Kurt Cobain: ¿Qué representa el líder de Nirvana a 25 años de su muerte? 

El ícono de la música y el grunge terminó con su vida el 5 de abril de 1994. Su legado sigue vigente entre muchas generaciones, y su muerte todavía da para reflexionar. Aquí dos expertos opinan.

El 5 de abril de 1994, Kurt Cobain decidió terminar con su vida. Una fuerte depresión que se detonó en su infancia con el divorcio de sus padres, una tormentosa relación amorosa y el alto precio de la fama obtenida con Nirvana fueron algunas de las razones que lo llevaron dispararse con una escopeta en el garaje de su casa en Seattle. El ícono del grunge, y una de las voces más importantes de los 90, dejaba de existir los 27 años.

A 25 años de su muerte, el legado de Kurt Cobain sigue vigente en la música. Una generación completa se sigue sintiendo identificada con él, y como líder de Nirvana –que formó junto al bajista Krist Novoselic y el baterista Dave Grohl (actual Foo Fighters)-  le dio un nuevo aire al rock que se cristalizó con Nervemind (1991), uno de los álbumes más vendidos de la historia.

¿Pero cómo alcanzó la cima alguien como Kurt Cobain? Patricio Cuevas, periodista y académico de la Escuela de Periodismo de la Universidad Diego Portales, explica que  “la música rejuvenece cada cierto tiempo”. 

“A fines de los ochenta todos los artistas que estaban siendo famosos, inclusive Michael Jackson, ya estaban por sobre los 30 años, y al estar arriba de esa edad envejecieron y el pop era bastante inofensivo. El rock en ese minuto estaba muy en retirada desde hace mucho tiempo, y de repente aparecieron un circuito de bandas más jóvenes que volvían a lo tradicional, a las guitarras y que construían personajes no solamente sobre la base de la música, y la industria se fijo en ellas. Y entre estas bandas Nirvana y Kurt Cobain fueron emblemas”, dice.  

Por su parte, Rodrigo Bravo, periodista especialista en música de la revista Rockaxis, destaca que Cobain “revolucionó la música con una veta mucho más depresiva, con un sonido sucio que se venía dando de antes donde él tomó varias cosas amalgamándolas con su personalidad y gestando un estilo que fue seguido por muchos jóvenes”.

Pero más allá de que escribiera canciones que se convirtieron en himnos para los adolescentes descontentos de la época -el mejor ejemplo es “Smell Like Teen Spirit”- en un cuarto de siglo la figura de Cobain también es símbolo de cosas que van más allá de la música. 

Para Patricio Cuevas, el vocalista de Nirvana era más bien retraído, que nunca estuvo del todo cómodo con lo que provocaba en las multitudes. Por eso terminó siendo víctima de su propia popularidad, algo que la industria discográfica exprimió hasta al máximo para sacar réditos.  

En ese sentido, dice que es el mejor ejemplo de una industria hegemónica, que no da pausas cuando tienes talento. “Esa es la sensación que me da con la figura de Kurt, como la gallina de los huevos de oro, y finalmente todo lo que implica el negocio y el talento queda un poco de lado en la medida que esta máquina de la explotación de la popularidad se mete en tu vida y tienes estas consecuencia. Hay gente que aguanta y otros no, que son más frágiles. Eso le da un hábito de frustración, de tristeza y soledad. El estaba siendo probablemente la figura más importante de los 90′ cuando termina suicidándose”.  

Asimismo, Rodrigo Bravo agrega que fue una figura seguida por muchos, pero con solo 27 años, más todos los problemas personales que acarreaba, “se le hizo muy complejo de un día al otro tener ese nivel de exposición, y en vez de preocuparse de la persona, se le siguió exprimiendo como el ícono de absolutamente todo”. 

Una vez muerto, la leyenda Kurt Cobain tomó forma al entrar al “club de los 27“, ese selecto grupo de estrellas que coincidentemente fallecieron a la misma edad que componen Jimi Hendrix, Jim Morrison, Janis Joplin, Amy Winehouse, Brian Jones y Robert Johnson. 

Es probable, dice Bravo, que el legado de Cobain no sea tan grande si no hubiese tenido ese trágico final. 

“No tendría el mismo impacto. El hecho de morir joven hace que la figura sea más llamativa, sobre todo si muere a los 27 y entra a ese club. Hay muchas figuras que pudieran haber muerto a esa edad y quizás serían tan icónicas como Kurt, hay otras que quizás si no hubiesen muerto a esa edad quizás que hubiese pasado después. No sabemos y cómo queda esa duda nos quedamos con los primeros años de su carrera que fueron esplendorosos donde fue una influencia más allá de la música”. 

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos obligatorios

ir arriba