Buscar temas

Día Mundial de la Salud Mental: Las claves para detectar si un niño tiene depresión

El 10 de octubre es el día Mundial de la Salud Mental, momento en el que distintas campañas buscan concientizar a la población sobre los trastornos emocionales que más afectan a las personas.

El tema de este año será “Los Jóvenes y salud mental en un mundo en transformación”, por lo que resulta pertinente informar sobre una de las enfermedades que más afecta a menores: la depresión.

Estudios indican que en Chile un 6,1% de la población entre 4 y 18 años sufre depresión. Lo complejo, según la psicóloga y académica de Enfermería de la U. San Sebastián, Claudia Moya, es que no todos reciben la ayuda necesaria.

“Lamentablemente más de la mitad de ellos, no recibirá atención de ningún tipo y ésta, sumada a la desesperanza, soledad e historias de intentos anteriores, aumenta 20 veces la posibilidad de presentar conductas suicidas”, explica Moya.

Bajo ese escenario, la académica de la USS revela algunos síntomas que permiten detectar si un niño o niña está cerca de tener un cuadro depresivo.

Alertas de depresión

  • Apariencia y corporalidad: aparecen quejas somáticas como dolores corporales, de cabeza u otros, letargo.
  • Afectividad: Ansiedad de separación, baja autoestima, temor, labilidad emocional (respuestas emocionales desproporcionadas), emociones fluctuantes.
  • Cogniciones: Bajo rendimiento escolar, problemas de concentración e ideas de muerte.
  • Conductas: Inhibición o aumento de la actividad motora, deseos de no ir al colegio, pérdida de interés por los juegos habituales, problemas conductuales o rabietas.
  • Ritmos biológicos: Bajo apetito/peso, trastorno en el sueño, retraso en el desarrollo psicomotor y en el emocional, problemas en el control de esfínteres.

Consejos para evitar el trastorno

La especialista de la U. San Sebastián también entrega consejos para ayudar a los padres a evitar este trastorno en sus hijos. Recomienda lo siguiente:

  • Acentuar las experiencias positivas de la vida que ayudarán a forjar una identidad positiva en los jóvenes.
  • No debe presionarse constantemente a los jóvenes para hacer más y mejor
  • No es suficiente que los adultos manifiesten que quieren a los jóvenes, éstos tienen que sentirse queridos.  Existe una gran diferencia entre ser querido y sentirse querido.
  • No sólo los niños tienen que ser aceptados sino apreciados tal como son.  Tienen que sentirse especiales sólo por el hecho de existir.
  • Promoción de la expresión de emociones: A los niños y jóvenes se les debe enseñar a tomar sus sentimientos con seriedad y alentarlos a confiar en sus padres y otros adultos tales como profesores, médicos, o enfermeras que atiendan en la institución, amigos, entrenadores deportivos.
 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
volver al inicio