Buscar temas

Científicos señalan que pérdida de capacidad auditiva sería señal de alerta de Alzheimer y demencia

La presbiacusia es una condición en que las personas empiezan a perder su capacidad auditiva. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de un 5% de la población mundial sufre alguna discapacidad en la audición; y según estas mismas cifras, una tercera parte de los adultos mayores padece algún grado de esta patología.

Sin embargo, este hecho no es aislado para la salud de un adulto mayor, y puede ser el primer síntoma de dos enfermedades que afectan a esta población etaria: el Alzheimer y la demencia.

Uno de los primeros en afirmar que la presbiacusia es una señal de alerta fue el doctor Frank Lin, otorrinolaringólogo y epidemiólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins de Baltimore, quien, junto a un grupo de investigadores, hizo un seguimiento a cerca de mil pacientes durante 18 años.

El hallazgo fue que la mayoría de los pacientes que habían desarrollado demencia en su historial clínico antes habían presentado las condiciones de presbiacusia. Lin presentó su trabajo como invitado especial del evento científico “From presbyucisis to dementia: a basic and clinical approach”, que se realizó por primera vez en Valparaíso.

Este seminario, organizado por el Proyecto Anillo de Ciencia y Tecnología 1403 que contó con 17 conferencistas, reunió a científicos del país que analizaron temas de la salud relacionados a la pérdida auditiva y la salud mental de los adultos mayores.

Alzheimer y problemas auditivos

Por otro lado, el tema fuerte del evento fue saber por qué la pérdida de capacidades auditivas podría acelerar el Alzheimer. Según la Corporación Profesional del Alzheimer y otras Demencias (Coprad), en Chile un 8,5% de la población mayor de 60 años presenta síntomas de demencia.

Al igual que Frank Lin, en Chile también un experto investigó el tema. El profesor Alexies Dagnino, director del Laboratorio de Neurobiología del Estrés de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, fue uno de los expositores y antes estuvo en el Congreso Mundial del Alzheimer en Londres.

Dagnino defendió una idea que venía investigando en su laboratorio. Tras una serie de experimentos detectó que al generarse estrés crónico en los pacientes, el deterioro del sistema auditivo aumentaba, siendo un factor de riesgo para una condición neurodegenerativa.

“El estrés estaría involucrado en el desarrollo de la presbiacusia y también sería un factor de riesgo importante en la aparición de la demencia y del Alzheimer, dado que aceleraría el deterioro generado por la pérdida auditiva. Si la presbiacusia se presenta a los 40 años, la demencia podría desarrollarse unos treinta años después. Sin embargo, si la persona tiene la condición de estrés crónico, tanto la demencia como el Alzheimer tendrían una alta probabilidad de aparecer —en forma adelantada— a los 65 años o menos”,  señaló.

De esta manera, Dagnino indica que “es probable que los efectos del estrés crónico, que son inducidos en el complejo amigdaloide en el centro del cerebro, afecten más al sistema auditivo y no a los otros sistemas sensoriales, que están menos conectados. En otras palabras, el estrés crónico afecta a sistemas sensoriales específicos, y uno de los primeros sistemas que se afectaría sería el auditivo por ser un sistema sensorial primitivo respecto al visual. Además, las personas, al no escuchar bien, tienen que poner más atención y eso hace trabajar más la corteza cerebral, lo que induciría probablemente su deterioro antes de tiempo”.

Prueba auditiva

Los expertos aseguran que a partir de los 65 años las personas deberían hacerse evaluaciones auditivas. Dentro de este tipo pruebas,  hay una llamada “Hearing Handicap Inventory in the Ederly” (HHIE), que consta de diez preguntas para detectar síntomas de presbiacusia y si hay algún grado de estrés crónico.

1. ¿Se siente avergonzado cuando conoce a nuevas personas a causa de problemas auditivos?
2. ¿Se siente frustrado cuando conversa con familiares debido a problemas auditivos?
3. ¿Tiene dificultades para escuchar cuando alguien le susurra?
4. ¿Se siente impedido a causa de problemas auditivos?
5. ¿Se siente complicado cuando visita gente por problemas auditivos?
6. ¿Asiste a servicios religiosos menos seguido de lo que le gustaría por problemas auditivos?
7. ¿Tiene discusiones con los integrantes de su familia debido a problemas auditivos?
8. ¿Tiene dificultades para escuchar la televisión o la radio?
9. ¿Siente que sus impedimentos auditivos limitan su vida?
10. ¿Tiene dificultades para conversar con personas en restoranes a causa de problemas auditivos?

 

 1 comentario

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos
Comentarios
  • No sé si será tan cierto: Mi madre murió a los 88 años con un oído perfecto y sin embargo tenía demencia. Otra señora de la misma edad, tiene dificultades para oir desde hace tiempo y sin embargo su cabeza está impecable.

    Yo creo que es al revés, mientras menos estupideces escucha uno, menos probabilidades hay de tener algún tipo de demencia.

volver al inicio