Buscar temas

De la posguerra, la pobreza y el fascismo: Lo mejor del cine italiano

Durante enero la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM) realizará su ciclo de cine. Para esta oportunidad, la casa de estudio le rendirá un homenaje a las grandes producciones del cine italiano.

Se trata de tres cintas del país europeo, las cuales en su tiempo fueron aclamadas por la crítica y con varios premios internacionales ganados. Son historias sobre la sociedad, la pobreza, el fascismo, y las heridas italianas de la posguerra.

El Ciclo de Cine UTEM se llevará a cabo en el Auditorio del Campus Central, en dieciocho 390, Santiago.

La Strada, 10 de enero

Después de la Segunda Guerra Mundial Italia queda devastada y sumergida en la pobreza. En las calles se evidencia la miseria, y Zampanó, artista circense de pésimo carácter, las recorre montando su espectáculo para ganar limosna y sobrevivir.

Buscando alguien que le atienda, Zampanó compra a Gelsomina, una ingenua y alegre mujer y que su madre vendió por necesidad . Durante el tiempo juntos, Gelsomina se enamora perdidamente de Zampanó. Pero él insiste en maltratarla.

La Strada es una de las obras maestras del cine y dirigida por Federico Fellini. Fue realizada en 1954, donde ganó el Oscar a la Mejor Película Extranjero. Es también, junto al Ladrón de Bicicletas, película clave en el  neorrealismo italiano.

Feos, sucios y malos, 17 de enero

En la periferia de Roma, dijo alguna vez el cineasta Ettore Scola, viven feos, sucios y malos.

En definitiva, familias que conviven con la pobreza, mientras en la capital los burgueses disfrutan.  A esas personas las retrató en la película de ese mismo nombre, estrenada en 1975.

Con su sello medio entre comedia y documental, Scola retrata a uno de estas familias en cuya humilde choza viven más de veinte personas. En el lugar, el padre gana una considerable suma de dinero, y todos los integrantes harán lo imposible por sacar algún provecho.

 

El jardín de los Finzi-Contini, 24 de enero

Los Finzi-Contini son una familia burguesa italiana. De origen judío, este grupo es de los habitantes más influyente del pueblo llamado Ferrara.

Para ejercer dicha influencia, los hijos, Micol y Alberto, buscan crear un círculo exclusivo y cerrado de personas, donde puedan llevar una vida de lujos y alejada de los problemas mundanos.

En este fiel retrato a la burguesía del país europeo, Vittorio de Sica (El Ladrón de Bicicletas) le entregó un nuevo Oscar como Mejor Película Extranjera.

La cinta está basada en la novela homónima de Giorgio Bassani, quien  dijo “que en el jardín de los Finzi Contini he querido dar una visión profunda de un cierto tipo de sociedad desde un punto de vista histórico e  ideológico, ya que en determinadas circunstancias históricas es una toma de posición contra el fascismo”.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos requeridos

volver al inicio