Noticias

Instalan primera cabina sanitizadora contra el Covid-19 inocua para humanos en La Pintana

La tecnología desarrollada por investigador de la U. de Chile logra inactivar en 15 segundos el coronavirus presente en superficies mediante la aspersión por ultrasonido del único producto validado por la OMS para su uso en humanos.

Un equipo para prevenir el contagio en espacios públicos y de trabajo, fue donado por la Universidad de Chile a la Municipalidad de La Pintana para sanitizar a las personas que ingresan a diario a la municipalidad.

La donación consiste en una cabina sanitizadora que ayuda a evitar la propagación del virus en espacios públicos o de trabajo con afluencia de público a través de la aplicación de Innowatech Anolyte, un desinfectante con ácido hipocloroso, que además es el único permitido para su uso en humanos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Juan Aguirre, académico de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, comenzó hace cuatro años un estudio de sanitizantes en el Laboratorio de Desarrollo de Productos, donde se realiza investigación sobre la vida útil de los alimentos e inocuidad.

Desde entonces, su equipo ha validado en el país el uso del desinfectante. Es por ello que, en el contexto de la emergencia actual, decidieron crear una alianza con la empresa Foodtec y acercarse a la Municipalidad de La Pintana, a través de la Dirección de Gestión Ambiental, para entregar la cabina sanitizadora y aportar en la protección de la salud de los vecinos.

¿Cómo funciona?

La aplicación de este producto mediante ultrasonido permitiría inactivar el coronavirus en 15 segundos sin afectar la salud de los usuarios, plantea Aguirre y añade que el diseño de las cabinas sanitizadoras surgió ante la preocupación por el aseguramiento de la cadena de abastecimiento en medio de la pandemia.

La instalación de este tipo de equipos junto a estudiantes de tesis que estaban haciendo prácticas profesionales en empresas de packing. El objetivo fue apoyar las medidas de higiene mediante un sistema seguro para prevenir el contagio de coronavirus en espacios públicos y de trabajo.

Había mucho temor entre los trabajadores de agroindustria. Por eso diseñamos las primeras cabinas, para que pudiesen trabajar. Se hizo con material de reciclaje de las empresas. Se utilizaba un método de aspersión eficiente, pero faltaba hacer un paso más y justo en ese momento aparecieron las cabinas en el mercado”, explica el académico.

Lo que faltaba era un sistema en que no mojara a las personas o dejara gotas en el piso, que pudiesen provocar accidentes por lo resbaladizo que quedaba el suelo. Entonces, por técnica de ultra sonido, se logró generar que el sanitizante quedara en un estado semigaseoso, como una especie de niebla dentro de la cabina.

De acuerdo a a Aguirre, como el sistema sanitizador es por aspersión, estas gotitas quedan adheridas a la superficie de la persona, ya sea la piel, el pelo o la ropa, por media hora sin dejar de hacer efecto; sólo debe estar 15 segundos dentro de la cabina y puede respirar sin problemas. “Existe evidencia suficiente de que este sanitizante y la forma en que hemos logrado la suspensión, logra inactivar las partículas de coronavirus que pudiesen estar en contacto”, agrega.

La alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro, destacó la donación, señalando durante su entrega que “es para todas las personas que asisten a atenderse al municipio, pero también para nuestros funcionarios que son nuestra primera línea”.

“Como Universidad queremos contribuir en esta emergencia y como trabajamos en La Pintana quisimos ayudar acá. Es una comuna que no tiene tantos recursos como otras, y un aporte como este significa mucho para ellos, para salvaguardar la salud en la medida que se pueda”, añadió el profesor Aguirre.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos obligatorios

ir arriba