Investigación

Científicos descubren que elemento del genoma sería clave en la respuesta inmunológica a las vacunas

El estudio utilizó la bioinformática para analizar el ácido ribonucleico (ARN) no codificante, una parte del genoma hasta hace poco ignorada, que sería clave en la respuesta inmunológica de las personas después de vacunarse.

Un grupo de científicos pertenecientes a la Universidad de Cambridge, Universidad de Sao Paulo y Universidad de Chile utilizaron la bioinformática para realizar un importante hallazgo en relación a las vacunas.

El equipo detectó que una molécula normalmente ignorada del ácido ribonucléico (ARN) se activa en las personas después de vacunarse, incidiendo directamente en la producción de anticuerpos.

Vinicius Maracaja-Coutinho, académico de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile e investigador del Centro Avanzado de Enfermedades Crónicas (ACCDiS) fue parte de la investigación.

El profesor explicó que el ácido ribonucleico (ARN) no codificante hasta hace poco tiempo era muy poco tomado en cuenta. Si bien esta molecula constituye entre el 70% y 80% del ARN total, no existe claridad absoluta sobre todas las funciones que realiza, y según explicó el académico, su papel en la inmunidad que entregan las vacunas había sido muy poco explorado.

El hallazgo de los investigadores, explicó Maracaja-Coutinho, entregará bases para comprender de manera sistemática cómo funciona la respuesta temporal del organismo tras la exposición a vacunas.

“Proponemos que este ARN podría ser útil para monitorear rápidamente las respuestas de anticuerpos inducidas por las vacunas. Nuestros hallazgos sugieren la existencia de funciones reguladoras, pero no son evidencia definitiva para tales actividades. Se requieren más experimentos de validación funcional, que planeamos realizar”, dijo el académico.

Ciencia con bioinformática

Para realizar el hallazgo se utilizó la bioinformática, un área emergente de la ciencia, que utiliza tecnologías computacionales para analizar datos biológicos. En esta investigación en particular, se analizaron 2.059 muestras de sangre de 17 cohortes de pacientes vacunados contra la fiebre amarilla y la influenza.

El equipo pretende realizar estudios similares para analizar tanto la infección como la respuesta a vacunas referentes a otras enfermedades. De esta forma, la investigación abre un camino a futuro para ayudar a evaluar la efectividad de actuales y futuras vacunas para enfermedades como la influenza, el hanta y el COVID-19.

“Hicimos una integración de datos públicos utilizando bioinformática y biología de sistemas. Fue precisamente esa integración la que nos permitió ser capaces de identificar ciertos ARN no codificantes largos que están involucrados en las respuestas inmunes frente a la vacunación”, indicó Maracaja-Coutinho.

“La idea fue mostrar el poder de la bioinformática, porque mucha gente cree que necesitamos una validación experimental en todos los casos, y este estudio demuestra que no es así. Es posible hacer ciencia con la integración de diversos datos experimentales y lograr obtener información de valor”, comentó Maracaja-Coutinho.

El trabajo fue destacado por The Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

 No hay comentarios

Déjanos tu comentario

*Campos obligatorios

ir arriba